Para emergencias Jesucristo



Cuando Jesús bajó de la ladera de la montaña, lo siguieron grandes multitudes. Un hombre que tenía lepra se le acercó y se arrodilló delante de él.

—Señor, si quieres, puedes *limpiarme —le dijo.

Jesús extendió la mano y tocó al hombre.

—Sí quiero —le dijo—. ¡Queda limpio!


Y al instante quedó sano de la lepra.

Copia, pega, imprime, descarga y comparte esta imagen.

Comentarios